miércoles, 8 de octubre de 2008

Crónica de cualquier guerra

El brazo armado de Fatal amenaza de muerte a los líderes de Hamás
El País, 4 de Ocubre de 2006.


El domingo murieron una docena de hombres armados de ambos bandos y transeúntes inocentes. Se incendiaron edificios, bloquearon carreteras y forzaron el cierre de escuelas en infinidad de ciudades y pueblos.

Los idealismos ardieron ayer entre las sombras de los niños que empuñaban juguetes de metal. Según los enviados especiales, sus cuerpos se desplomaron al recibir el impacto de la noche en sus ojos. Las imágenes dejaron traslucir el grito ahogado de las mujeres, madres y hermanas, que limpiaban el liquen rojo sobre el asfalto.

Late el pulso de la muerte entre muros derruidos por las bombas. Se escucha desde lo profundo y los escombros una voz que llora porque ya no puede gritar.

Un hombre implora hacia la Meca la llegada de la calma, en nombre de su Dios que venera sin comprender.

Sobre la misma tierra reza otro hombre desconcertado, frente al Muro de las Lamentaciones sometiendo sus preguntas a su Dios.

En la cafetería de moda, pidiendo una nueva taza de café y tostadas, el lector occidental pasa la hoja.

6 comentarios:

Leznari dijo...

Que horrible y a la vez que triste artículo, no entederé jamás que utilicen a los niños para tales sangrientas guerras.
Y las pobres mujeres!!! que ven morir a sus hijos, maridos...familiares..que sufrimiento.
Un besito
LEZ

SUSANA dijo...

Lola, conmovedor relato con un final de antología.

Es tal cual lo anunciás desde el título, es una crónica de cualquier guerra, amiga, y no aprendemos. Dios, no aprendemos más!

Gracias, por esta publicación querida Amiga!

Mi beso para Vos!

Viktor Gómez dijo...

Vamos pasando la hoja
pero cualquier día la hoja
pasará por nuestro cuello
o por el cuello de nuestro día
y veremos entristecidos
como algunas maneras de
despertar
pudieran haber sido menos dolientes.


Un beset,
Víktor

Lola Torres Bañuls dijo...

Si por eso lo escribí de está manera. Es chocante como nosotros desde nuestro lugar comodo podemos ver las guerras. A mi me impacta mucho que en las noticias nos enseñan cosas que ya no nos afectan porque creo que lo que buscan es insensibilizarnos.

Bueno.

Viktor Gómez dijo...

Tienes razón y creo que ética de la comunicación audiovisual debería ponerse sobre cómo se cuenta y no lo que se cuenta a través de TV. Porque tienes razón -"dolor razón de más" que empieza un poema de Antonio Méndez Rubio-
en que si no nos afectan las imágenes es porque nos han atiborrado con los films yankis tan violentos y con los reallity.

Quizá habría que empezar a cerrar los ojos para no ver, para sentir de otra manera y al abrir los ojos en la penumbra, acostumbrarlos a ese tiempo sin luz, a ese tiempo sombrío que nos toca digerir.

Un abrazo,

Víktor

Lola Torres Bañuls dijo...

En realidad somos unos privilegiados.

A mi lo de las noticias me choca mucho.
¿Llegará un tiempo en que habrá más justicia y la globalización será para que todos tengamos una vida más digna?
Hay demasiada injusticia.

Un abrazo