domingo, 11 de enero de 2009

Crónica de cualquier guerra

(Vuelvo a publicar esta prosa que escribí hace tiempo sobre la base de una noticia) sigue siendo vigente proque la guerra sigue existiendo desgraciadament) Valga mi grito de impotencia. No creo que esta guerra sea solo religiosa, es evidente que no.

El brazo armado de Fatal amenaza de muerte a los líderes de HamásEl País, 4 de Ocubre de 2006.El domingo murieron una docena de hombres armados de ambos bandos y transeúntes inocentes. Se incendiaron edificios, bloquearon carreteras y forzaron el cierre de escuelas en infinidad de ciudades y pueblos.

Los idealismos ardieron ayer entre las sombras de los niños que empuñaban juguetes de metal.
Según los enviados especiales, sus cuerpos se desplomaron al recibir el impacto de la noche en sus ojos. Las imágenes dejaron traslucir el grito ahogado de las mujeres, madres y hermanas, que limpiaban el liquen rojo sobre el asfalto.

Late el pulso de la muerte entre muros derruidos por las bombas. Se escucha desde lo profundo y los escombros una voz que llora porque ya no puede gritar.

Un hombre implora hacia la Meca la llegada de la calma, en nombre de su Dios que venera sin comprender.
Sobre la misma tierra reza otro hombre desconcertado, frente al Muro de las Lamentaciones sometiendo sus preguntas a su Dios.


En la cafetería de moda, pidiendo una nueva taza de café y tostadas, el lector occidental pasa la hoja.

3 comentarios:

EL BUSCADOR DE ... dijo...

¿estaremos muertos?
Si no reacionamos, Sí.
¡ Un abrazo!

María Socorro Luis dijo...

Desgraciadamente, esa crónica servirá para más guerras.
Seguiremos pasando hojas?...
Con mi cariño.

SUSANA dijo...

Excelente trabajo, Amiga, y con mucha actualidad.

Quiero agradecerte especialmente tu comentario en el Post de hoy. Es bueno saber que no estamos solos, y que muchos de nosotros ¿La mayoría? quiere un mundo en paz.

Te abrazo con todo cariño.